“No me miren así. Como comprenderán por veinticinco centavos a la hora que me pagan en el observatorio no llego a fin de mes. Necesito un trabajillo extra” Así presenta Henrietta a este extraño alter ego mordaz, sarcástico, amante de las bebidas espirituosas y con un consultorio “sentimental” en el Washingtong Post, donde explica conceptos astrofísicos con la misma destreza que sepulta las esperanzas de muchos enamorados. Su nombre: Erasmus Cefeido, un seudónimo al que no es necesario dar muchas vueltas si se conoce el principal campo de estudio de su protagonista y el nombre de su tío paterno con el convivió varias temporadas.

¿La recogida y tímida Henrietta Swan Leavitt escribiendo en el Washingtong Post bajo seudónimo masculino? ¿Por qué no? ¿Se han preguntado alguna vez quiénese eran realmente George Eliot, George Sand o Fernán Caballero? Muchas mujeres sorteaban los prejuicios de la época bajo un oportuno cambio de sexo en su firma.

Pero lo que es realmente extraordinario es la capacidad de Erasmus para llevar cualquier consulta sentimental al terreno que más le interesa: la ciencia del cosmos. ¿Se fiaría de un pretendiente que no cumple el efecto Doppler? ¿qué significa realmente “ser un sol”? ¿es una casera agria y metomentodo un ejemplo de vida extraterrestre? Con Erasmus Cefeido todo es posible, pero recuerden: No se fíen.

 

¿Cómo de grande es el Universo?
¿Cómo de grande es el Universo?
El diario secreto de Henrietta S. Leavitt - Mié, 31/10/2012

Primera consulta para Erasmus Cefeido: la señorita "Duda en expansión" quiere saber a qué se refiere su prometido al asegurar que su amor es como el Universo de grande.

¿Soy un Sol?
¿Soy un Sol?
El diario secreto de Henrietta S. Leavitt - Lun, 19/11/2012

Erasmus siembra la duda: que te digan "eres un Sol" ¿es realmente un piropo?

Los astros me son desfavorables
Los astros me son desfavorables
El diario secreto de Henrietta S. Leavitt - Jue, 27/12/2012

Henrietta S. Leavitt muta en Erasmus Cefeido que, a su vez, se transmuta en la princesa Leia Organa con el fin último de destrozar a un pobre “ascendentes piscis” que pretendía tener algo con una joven capricornio. Ni Henrietta, ni Erasmus, ni Leia tienen la más mínima piedad con él.

Un rubor en las mejillas
Un rubor en las mejillas
El diario secreto de Henrietta S. Leavitt - Mar, 22/01/2013

Erasmus desmonta las esperanzas de una madre respecto a un pretendiente de su hija: un tipo que va en contra de la naturaleza no es de fiar.

Mi esposa se aleja de mí
Mi esposa se aleja de mí
El diario secreto de Henrietta S. Leavitt - Vie, 22/03/2013

Erasmus nos explica la demostración científica del porqué los ex parecen rejuvenecer cuanto más se alejan de nosotros.

Me siento insignificante
Me siento insignificante
El diario secreto de Henrietta S. Leavitt - Lun, 20/05/2013

En el consultorio de hoy, la lectora "luz solitaria" dice estar muy deprimida ya que se siente totalmente insignificante. Nuestro querido Erasmus la reconforta: "No lo dude, querida "luz solitaria", se siente usted insignificante porque lo es"